Descubrí un lugar mágico para celebrar...

Historia de la estancia

La casa originalmente se construyó en 1840. En el año 1860 la compra Don José de Carabassa y su mujer Doña Felisa Ocampo de Carabassa. En un principio se compró como coto de caza, pero luego fue una cabaña de toros, tambo y ovejas.

El mirador de la casa se usaba de vigía para divisar a los malones de indios que asolaban todavía en esa zona. Don José y Felisa tuvieron varios hijos, la menor, Adela Carabassa, se casó con Miguel Pando y fue entonces cuando sus padres les mandaron construir, traído de Bélgica el chalet que hoy es la asociación argentina de polo, lindera al casco antiguo de la estancia.

En el parque de la estancia nos encontramos con palmeras, alcanfores, araucarias y con varios ejemplares de eucaliptos, de más de 150 años de antigüedad, se cree que fueron unos de los primeros del país, traídos por Sarmiento quien tenía el palco en el colón pegado al de la Sra. de Carabassa.

En la década del 1930, en plena "belle epoque" Los hijos mayores de la familia, Miguel y José Pando formaron el primer club de polo de la zona, llamado Amaberá siendo precursores de este deporte en la zona.

Desde mediados del siglo XIX la estancia sigue en manos de la familia, conservando todo el encanto de aquella época, que hoy abre sus puertas para compartir toda su belleza y su historia.

Nuestras fotos

¿Cómo Llegar?